Ardes tú

Todo lo malo desaparece cuando ves el mar y el viento te acerca el olor a sal. Por fin. No tienes muy claro cómo has llegado hasta este momento, a ratos pensaste que no sobrevivirías a otro día de trabajo, pero aquí estas. 

Fijas tu vista en el agua, tienes claro tu objetivo. No dudas. De golpe te da igual el blanco nuclear de tus piernas, te da igual quién haya podido pisar el camino de madera que te acerca a la orilla, ni siquiera te planteas nada más. No te molestas en guardar bien las gafas de sol o el teléfono. Tienes un objetivo.

Lanzas las chanclas de una patada sobre la arena y con más decisión que nunca corres hacia el mar. Pero, "Oh. My. God." la voz de Janet en tu cabeza como si de golpe vivieras en un capítulo de Friends.


¡Como quema la arena!


Haces una mueca y sigues avanzando, sabes que en unos días tus pies de invierno se habrán hecho a la sensación. No te paras, esquivas niños, tumbonas y parasoles con publicidad de los 90 intentando no levantar más arena de la necesaria. Ya estás cerca.

 

El viento te empuja a seguir. La arena arde. Te paras en la orilla y respiras. El sol brilla sobre el agua y por un momento piensas que también arde el mar.

Y es que si nos dieran a elegir siempre viviríamos en un eterno verano.


#ArdesTú